¿Por qué Cornelio es llamado: “temeroso de Dios”?

por angel soto

Es un tanto difícil imaginarse a que a un centurión romano se le llamase “temeroso de Dios” (del Dios de Israel), siendo Roma un gran imperio el cual sometía muchas naciones, copado de poder y que tenía como es natural sus propios dioses y cultos a sus deidades. Era algo extraño que una persona no judía con un cargo oficial, buena posición económica y líder de decenas de hombres se prestase a visitar alguna de las rústicas y humildes sinagogas hebreas y adorar a un Dios que no tenía imagen y por demás pertenecía a uno de sus pequeños pueblos subyugados, Israel.

Así está registrado en el texto del Nuevo Testamento¹:

Había en Cesarea un hombre llamado Cornelio, centurión de la compañía llamada la Italiana, piadoso y temeroso de Dios con toda su casa, y que hacía muchas limosnas al pueblo, y oraba a Dios siempre.

Según leemos el texto nos indica algo más: era piadoso, daba limosnas al pueblo judío² y oraba a Dios siempre. Analicemos esta descripción más detalladamente:

Era piadoso, palabra que proviene del hebreo “jasid” y deriva de la raíz חסד (“bondad” o “piedad”), que produce la palabra jasidut: חסידות, que significa “práctica de la piedad y la bondad”. Básicamente, jasîd quiere decir uno que practica jesed («misericordia»), por lo que se ha traducido como «piadoso» o «devoto». Esta palabra a pasado al Nuevo Testamento a Eleos (en griego Έλεος) que tambien representa la piedad, la caridad y la misericordia, es decir que una persona piadosa es aquella que practica la misericordia con los demás a la vez que es devoto de la divinidad y procura andar en caminos justos siempre delante de Dios y los hombres.

Hacía (o daba) muchas limosnas al pueblo, Tzedaka (en hebreo: צדקה) es el concepto de justicia social en el judaísmo. Es uno de los preceptos más importantes del judaísmo, a tal punto que la tradición indica que – junto a la teshuvá (el arrepentimiento) y la tefilá (la oración) es una de las acciones humanas capaces de revertir los decretos divinos.

Si bien el término tzdaka es usualmente traducido como “caridad”, la raíz de la palabra hebreo la conecta con el término justicia o rectitud (tzedek).

Las leyes israelitas recomendaban la piedad para con los pobres (Dt 15:7-11). La generosidad era una de las virtudes predilectas de los orientales y en particular entre los judíos (por ejemplo, Pr 3.3, 27s). Testigo de lo común de esta práctica es la multitud de mendigos, ciegos y enfermos que aparecen en las escenas evangélicas (por ejemplo, Lc 14.21; Hch 3.2s, 10). La limosna era el complemento necesario de la piedad y el temor a Dios (Pr 17.5) y caracterizaba al «justo» (Sal 112.9; 2 Co 9.9s). Se creía, asimismo, que la limosna era meritoria a los ojos de Dios (Pr 19.17; Lc 19.8), sobre todo si permanecía en el anonimato: «El que da limosna en secreto es mayor que Moisés, nuestro maestro» (Talmud).

Jesús, siguiendo la línea del cumplimiento de los mandamientos divinos también recomendó la limosna como un aspecto del desasimiento de los bienes terrenos que Él predicaba (Mt 19.21; Lc 11.41). Instruyó al respecto que la limosna debía ser discreta (Mt 6:2-4) e inspirada por el espíritu de sacrificio (Lc 12:33), como Él mismo la practicaba en unión de sus discípulos (Jn 13:29).

Oraba a Dios siempre, ese “siempre” no es literal… ¿a qué se refiere?

Para el pueblo judío la oración estaba relacionada con el Sacrificio en el templo y, después del año 70 EC² los rabinos llegaron a sostener que la oración era «mejor que el sacrificio». En la sinagoga, la oración ocupó el lugar del sacrificio puesto que ya no había Templo. Aunque no existe en Las Escrituras un orden al respecto, el judío acostumbraba orar al menos tres veces al día (Sal 55:17; Dn 6:10). Las horas de oración eran: la tercera, o sea las 9:00 am (Hch 2.15), la sexta, las 12:00 m (Hch 10.9) y la novena, 3:00 pm (Hch 3.1).

Este ha sido el requisito mínimo para un devoto hebreo en cuanto a su vida de oración, por eso se dice que Cornelio oraba “siempre”, pues siempre oraba en los tiempos pautados.

Francesco Trevisani, Bautismo de Cornelio el Centurión (1709). Pinacoteca Civica, Jesi.

Como hemos visto hasta aquí nos damos cuenta que –según la precisión del relato- Cornelio cumplía cabalmente con los mandamientos establecidos para el pueblo judío (al menos con los que hemos visto), y más de uno se sorprendería con el hecho del por que éste no-judío tenía esa tendencia mosaica. No debería  sorprendernos tanto, ya que el judaísmo del Siglo I aceptaba dentro de sus sinagogas a creyentes no judíos, en efecto el servicio sinagogal se componía por tres grupos:

  1. Judíos. Estos eran judíos de nacimiento y de familias tradicionales judías. Ocupaban los asientos más privilegiados dentro de la sinagoga.
  2. Prosélitos. Estos eran gentiles que habían pasado por un largo proceso de conversión al judaísmo y habían pasado a formar parte de la comunidad. Legalmente tenían todos los derechos de los judíos de nacimiento, simplemente no nacieron judíos. Se sentaban detrás del primer grupo de judíos. Se les denominaba Ger Tzadik o “prosélitos de justicia”.
  3. Próselitos de la puerta. Grupo de gentiles que se identificaban con la fe hebrea pero aun no daban el paso final de conversión, o bien estaban en proceso de conversión o no querían convertirse. El caso es que se sentaban en los últimos asientos de la sinagoga y se congregaban cada sábado –con todo el grupo anterior- a escuchar y aprender la ley de Moisés. A éste grupo se le denominaba Ger Toshav o prosélitos de la puerta.

Si tendríamos que ubicar a Cornelio en uno de éstos grupos la lógica nos indica que sería en el tercero, y no es lejos de la realidad pues a los que conformaban éste grupo aparte de “prosélitos de la puerta” también eran llamados…sí: “temerosos de Dios”.

Es decir, que cuando el texto nos dice que Cornelio era un temeroso de Dios (PHobeô THeos) no nos lo dice porque simplemente temía a Dios, pues todos los observantes temen a Dios. Nos está indicando a que grupo Cornelio pertenecía para una mayor claridad de ubicación dentro de este conglomerado de personas que pululaban hace dos mil años en la tierra de Israel.

 Sígueme en Twitter @angelsoto

______

¹ Ver Hechos 10:1-2 (NVI).

² Aunque la versión NVI no especifica que Cornelio daba sus limosnas al pueblo judío otras sí lo señalan. Por favor ver: LBLA, DHH, NBLH, PDT, TLA, TLAD.

³ de la Era Común.

Anuncios

8 comentarios en “¿Por qué Cornelio es llamado: “temeroso de Dios”?

  1. Pingback: ¿POR QUE CORNELIO ES LLAMADO “TEMEROSO DE DIOS”? | EDUCANDO EL ENTENDIMIENTO

  2. Me preguntaba qué había pasado con Viviendolafe.org o por consiguiente con ángel soto y sus exposiciones o comentarios que tan acertados los encuentro, nos bendicen, y nos sirven para ampliar nuestros conocimientos, no tuve que esperar largo tiempo, gracias ángel, y que el Todopoderoso te siga colmando de bendiciones a ti y a quienes te rodean en este nuevo año.

    • Gracias Saúl, a veces -por escasez de tiempo- se me complica publicar nuevos artículos aunque siempre tengo en mi mente un montón de temas que quisiera ir publicando. Aprecio tus palabras grandemente y deseo a ti también gracia y paz en este nuevo año 2014.

      Gracias por visitarnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s